Los suelos bambú se abren paso en el mercado de proyectos

suelos de bambú

Las tarimas macizas de bambú, incluyendo los nuevos productos para exterior, se conocen cada vez mejor y se están consolidando poco a poco en el mercado, en especial para proyectos. Ofrecen precios similares al resto de maderas, con importantes cualidades: mayor densidad, dureza y resistencia a los golpes, más estabilidad… Pero su principal activo es su imagen de pavimento ecológico y sostenible, gracias a su gran capacidad de regeneración, frente al roble o las maderas tropicales.

El mercado del bambú crece por la suma de varios factores. El inicio de la recuperación económica ha reactivado parcialmente el mercado de la construcción y la obra pública, al igual que la reforma (gracias a la superior capacidad adquisitiva de los consumidores). Además, existe un importante crecimiento en el sector hotelero, y las positivas cifras de turismo en España promueven continuas renovaciones y nuevos equipamientos. Y en el caso del bambú, la mayor concienciación medioambiental del consumidor y del inversor les hace inclinarse cada vez más por los productos sostenibles. Por eso el bambú está cada día más presente en los mejores proyectos. Sin olvidar la notable ampliación de la oferta de suelos de bambú con productos más atractivos para el cliente.

Los operadores consideran que el año 2014 fue mejor que 2013 y que este 2015 está siendo superior al pasado ejercicio. Un empresario afirma que a mediados de año ya tenía muchos más clientes interesados en conocer los pavimentos de bambú que en todo 2014. En su opinión, la situación actual es «muy prometedora e ilusionante». Otro especialista estima que sus ventas crecerán a final de año más de un 35 o 40% respecto al ejercicio anterior. Un experto insiste en que el mercado del bambú en España tiene una base en la concienciación ecológica, creciente entre la población, y el respeto por el medio ambiente: «Hay muchísimas personas preocupadas por estos temas y entre ellas tenemos la suerte de encontrar a numerosos arquitectos, interioristas y profesionales del diseño. Pero es el ciudadano, en general, quien cada vez está más concienciado… Y esta información se vuelve decisiva para tomar una decisión en relación a los productos de consumo».

En esta demanda creciente de materiales respetuosos «es donde el bambú emerge como una opción realmente interesante, pues la gente observa que un roble se corta a los setenta años y un ipé a los cien años, frente a los seis años del bambú gracias a una capacidad de regeneración que lo hace único». Un operador afirma que actualmente los canales están repartidos entre un 45% de distribución a cargo de profesionales expertos, con puntos de venta al consumidor, y un 55% de prescripción dirigida a proyectos de arquitectura, que trabaja junto a los arquitectos desde el inicio del proyecto.

Un empresario afirma que los canales más prometedores están en función de las prioridades del fabricante, y que las marcas líderes del bambú, con un volumen de negocio alto, desarrollan nuevas colecciones que sustraigan la mayor cuota de ventas posible al roble en la distribución. «Estas ventas, en volumen, hacen que nuestro producto sea mucho más conocido, mientras que los proyectos nos proporcionan prestigio como imagen de marca y de calidad del suelo de bambú». Para su compañía, es especialmente importante el suelo de exterior que se ha desarrollado de forma notable en los últimos seis años, cuando sacaron un decking de bambú de gran calidad y durabilidad.

Otro operador explica que las tarimas de bambú se utilizan sobre todo en proyectos nuevos «y suelen colocarse en oficinas o tiendas de alto tránsito, ya que el bambú es muy resistente, pero más recientemente las viviendas también están apostando fuerte por este material». También existe un nicho importante en espacios públicos, comerciales o no, ya que el bambú cumple la doble función de aportar calidez y mostrar el compromiso de la organización con la responsabilidad medioambiental. Este experto señala que aunque existe muy poca obra nueva y el sector está centrado en la reforma y rehabilitación «no podemos olvidar los nuevos proyectos porque los que van surgiendo proceden de promotores muy conscientes de lo que demanda el mercado y quieren distinguirse por su diseño y compromiso ecológico».

Entre los factores que frenan el desarrollo del mercado del bambú en España, se destaca la falta de tradición de este material, y que «aún hay distribuidores que se niegan a conocer nuevos productos y prefieren seguir trabajando con las maderas tradicionales como el roble». Entre los consumidores, quienes no conocen las características y beneficios que reporta este material difícilmente cambiarán sus hábitos de compra. A ello se añade «la mala experiencia provocada por empresas que durante el boom importaron masivamente suelos de bambú sin los más mínimos controles de calidad». Esto hizo que existieran muchas dudas sobre la calidad de los pavimentos de bambú. Las desconfianzas de algunos prescriptores, distribuidores e instaladores provocan, según un especialista, que «cuando se muestran otras ma-
deras seguramente nadie pide características y fichas técnicas, como se le exige, en cambio, al suelo de bambú».

El reto arranca en que «hay contados proveedores fiables y la gente acude a proveedores poco fiables para comprar barato, con los que acaba teniendo problemas». Incluso las constructoras, en sus proyectos, se dejan seducir por empresas «que copian los productos de las marcas A del mercado a precios mucho más bajos, pero al final quien lo paga es la imagen del bambú». No obstante, no se trata de un problema de precio (pues existen productos de bambú garantizados que «siendo una madera compiten con los suelos laminados de alta gama») sino de conocer a fondo las complejidades en materia de calidad de un producto que se fabrica en países asiáticos.

En relación a las potencialidades del bambú, un experto comenta que hay tres modalidades de suelos de este material y en los últimos años la denominada Density se ha comido comercialmente al resto. Esta modalidad o versión tiene como principal característica técnica la densidad (hasta 1.150 kg/m3), dureza (Brinell 8,3) y resistencia a los golpes, y es la madera más dura del mercado por encima de las maderas tropicales. También se alude a los BamWood (alta densidad) en cualquiera de sus variantes por su elevada dureza y estabilidad, creando pavimentos de varios colores. Como productos con un mayor recorrido a medio y largo plazo, se citan aquellos destinados a las aplicaciones de proyectos. Por ejemplo, el bambú en formato industrial, con un gran futuro, aunque no todos los profesionales lo conocen o pueden insta vos mercados, un operador afirma que la distribución debe apostar por «comprar siempre productos de bambú de marcas A con buena referencias de su calidad en el mercado y seriedad en la postventa».

Otro especialista asegura que «el marketing es la palabra clave: sin una buena campaña que ensalce las cualidades de este material no conseguiremos que las tarimas de bambú logren un mejor posicionamiento. Comenta que los profesionales les explican que habitualmente el cliente llega pidiendo las gamas más bajas, y que el hecho de insistir en ofrecer un producto de más calidad puede suponerles perder la venta. Por eso, en estos años de crisis se han visto forzados a vender bambú sólo a aquel cliente que ha ido buscando este producto. Ahora es cuando ellos mismos «comienzan a ofrecer otros productos de calidad buscando la diferenciación, y entre éstos sin duda alguna se encuentra el bambú».

Entre los suelos de bambú con más salida en nuestro mercado se destaca todas las versiones Densitys «porque estamos en un mercado donde prima la dureza en las maderas», incluyendo los looks con aspecto madera y colores vintage, con lamas largas y anchas y lar. Además, están los suelos para exterior certificados y probados, que serán los protagonistas en los próximos cinco años. Actualmente, el mercado demanda más texturas y colores porque el suelo de bambú siempre ha estado muy limitado en cuanto diseño, y ha sido estéticamente muy tradicional, únicamente con colores natural y tostado. Un empresario afirma que «cuan- to más nos parezcamos a las maderas mejor, y robarse nicho de mercado entre los actores de nuestro sector no tiene sentido cuando la mayor porción del queso la tienen otros».

Artículo elaborado por la revista Pavimentos y Revestimientos a partir de la información y opiniones de Maderas San Martín, MOSO y Stoa.

Check Also

barnices al agua Bona

Barnices al agua Bona: conozca sus ventajas

La firma Bona ha publicado una lista de consejos y preguntas frecuentes sobre las ventajas …

One comment

  1. De acuerdo con el contenido del artículo, pero el bambú no es madera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 − 5 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies